Pese a intenso frío niños felices con nuevos maestros

Pese a intenso frío niños felices con nuevos maestros

Un lejano colegio en las alturas del distrito de San Francisco de Mosca abrió sus puertas a cuatro docentes más y, de esta manera, vio como sus estudiantes empezaron a disfrutar de sus clases. 

Un mecanismo de gestión de sus autoridades fue el ingrediente de la transformación. Se trata de la institución educativa Daniel Alomía Robles de Quircán, donde para hacer frente al violento frio, las niñas asisten a la escuela con sus mantas en la espalda.  

Fausto Falcón Arias, alcalde del centro poblado en mención, dijo que ante la falta de docentes y contando con una moderna infraestructura recientemente construida, decidieron ir a la UGEL de Ambo a solicitar el incremento de maestros.

Con incredulidad pero con esperanza llegaron a la oficina del director, Francisco Pérez Naupay. La ventaja fue que absolvieron sus dudas e inquietudes y la gestión empezó a dar frutos.

De inmediato se les asignó cuatro docentes por bolsa de horas, lo que le permitió al plantel contar con 12 docentes y los cambios se empezaron a notar.

Los niños empezaron a familiarizarse con sus nuevos maestros y de pronto se superaron las dificultades. Ello impulsó significativamente el incremento de asistencia de alumnos en los tres niveles.

El juez de paz del lugar, Mario Contreras Tineo, destacó la construcción de aulas que acoge a los niños en sus primeros años de vida escolar. “Tenemos más docentes y estamos contentos por el apoyo que nos da la UGEL. Nos asignaron más profesores, estamos muy agradecidos”, dijo.

Para las autoridades sus gestiones son una sucesión de tareas pendientes que se revierten en el aprendizaje de los niños, que cuentan con infraestructura equipada, modernos equipos de cómputo, aulas didácticas, cocina, auditorio, dirección, servicios higiénicos y dos losas deportivas.